Los Moches ahora son Huérfanos

No hay pretexto ni hay excusa, cobrar una comisión o “moche”, en efectivo, en especie como lo es el pago de la nómina del equipo que acompaña al legislador, o por medio de la asignación de un contrato de obra pública a un socio constructor, por parte de los diputados federales a los gobernadores y/o presidentes municipales por la asignación de recursos adicionales desde el Decreto de Presupuesto de la Federación da asco, es repudiable y equiparable a traición a la patria.

Hoy lamentablemente observamos como nuevamente surge el debate en torno al llamado “fondo de asignaciones directas” de los diputados federales, fondo mejor conocido como “el fondo moche”. Los panistas se lo atribuyen a los priistas y estos a los primeros. Total que el fondo es huérfano. Fondo que los sres. legisladores reasignan para cubrir “las necesidades más sentidas de la Patria” y entre las que se encuentran las obras prometidas en campaña o bien aquellas obras que creen los posicionaran en condiciones de ventaja para aspirar a la Presidencia Municipal que les corresponda en la próxima elección. Es lamentable pero hoy una realidad, algunos diputados federales cobran “moche” que va del 10 al 30% del monto asignado.

La historia, que ya tiene tintes de telenovela trágica, inicia en la pasada legislatura cuando algún alcalde panista de Guanajuato denuncio que el entonces coordinador de la bancada panista, el diputado federal Luis Alberto Villarreal y su hermano Ricardo le pidieron “mocharse” (asignando las obras –pagadas en exceso- a un constructor predeterminado) a cambio de la gestión de recursos adicionales. Ambos diputados lo negaron y la realidad es que nunca se avanzó en la investigación. En aquel entonces fueron los panistas los señalados y quienes negaron la paternidad del moche.

Un capítulo más ocurrió hace tan solo unos días. Quienes dicen conocer al detalle la propuesta de presupuesto enviado por el Presiente Peña Nieto manifiestan que dicha propuesta no contempla los fondos o rubros usualmente contemplados para que los diputados federales asignen recursos a obras específicas. Otra vez, el fondo es negado, el fondo no tiene ni padre ni madre.

Sin embargo también hay quien afirma, entre ellos el dirigente nacional del PRI, que el Presidente incluyo una partida de 20 mil millones a dicho fondo y que fueron los diputados federales priistas los que lo redujeron a solo 10 mil millones de pesos.

Partiendo de que el Presidente de la República no previó la conformación de dicho fondo el Diputado Federal priista Jorge Estefan quien es Secretario de la Comisión de Presupuesto y Vicecoordinador para temas económicos del grupo parlamentario del PRI propone RETOMAR el “Fondo para el Fortalecimiento de la Infraestructura Estatal y Municipal” (lease fondo “moche”) y con un monto de 10 mil millones. Ante ello fue severamente señalado por los diputados de otros partidos, entre ellos por los panistas. La respuesta no se hizo esperar, los panistas fueron señalados como los “inventores o creadores del moche”, señalamiento al que el vocero de labancada panista, el Diputado Jorge López Martin, negó e inclusive reto a los diputados priistas a presentar pruebas de ello. Una vez más el “fondo moche” queda huérfano.

Así “los moches” son negados por los unos y achacados a los otros, caso que también hacen los otros, negarlos y achacarlos a los unos. Total que nadie prueba nada y si lo llegan a hacer las pruebas son, convenientemente para todos, desestimadas y demeritadas.

Es de mencionarse que en un intento tibio tirando a muy frio, el Congreso de la Unión aprobó reformas al artículo 222 del Código Penal Federal para sancionar hasta con 18 años de cárcel a los legisladores que “le entren al moche”, acción en que parece muchos incurren y todos niegan.

Delito que además resultara sumamente difícil de probar.

La realidad es que yo, y asumo que al igual que millones de mexicanos, observo como políticos se enriquecen “inexplicablemente” y no pasa nada no obstante de que el delito de enriquecimiento “inexplicable” existe desde hace años. Observo como se señalan los unos o a los otros y los otros a los unos y no pasa nada.

Veremos si el flamante “sistema anticorrupción” funciona. Yo lo dudo ya que primero le restaron fuerza y capacidad real de sanción desde su concepción y para acabarla de fastidiar la propuesta de presupuesto del Presidente Peña Nieto no prevé los recursos económicos para que funciona correctamente. Espero equivocarme como también espero ver a algunos gobernadores y exgobernadores de todos los partidos tras las rejas por rateros.

Fuente de los Deseos: Ojala se rompiera el precepto del “principio de inocencia” y los funcionarios públicos así como los representantes populares tuvieran que demostrar el origen de sus fortunas y todo lo que no pudiesen probar fue adquirido con dinero bien habido les debiera ser confiscado y no como ocurre hoy en que el fiscal tiene que probar el origen ilícito del bien cosa que es por demás difícil. Recordemos que son pillos y no tarugos.

@TAMBORRELmx gmotamborrel@gmail.com